Hoy facebook me recordó ALIKE… un corto que compartí hace un año… y volvió a disparar una inquietud que en ese momento me impulsó a continuar por un camino que había elegido empezar a transitar…

¿Amás lo que hacés? Vivimos en piloto automático. Nuestra sociedad actual nos marca un camino, un estándar ideal de vida y para ese lado vamos, sin cuestionarlo, sin siquiera dudar si es lo mejor para nosotros, para nuestros hijos.
Desde que nacen nuestros niños el mundo nos impone de manera silenciosa pero firme, pautas de comportamiento social para que encajemos en el sistema.
¿Alguna vez nos cuestionamos el por qué de cada cosa que hacemos? ¿Lo hacemos porque creemos profundamente que es lo correcto o lo asumimos como tal porque “todo el mundo lo hace”?

Lo normal no siempre es lo mejor. La norma es la que rige cuando los individuos bajamos la cabeza y nos dejamos llevar por la corriente.

Los niños naturalmente cuestionan todo. ¿Por qué esto? ¿Por qué aquello? ¿Porqué? ¿Porqué? ¿POR QUÉ? ¿En qué momento de nuestra vida dejamos de cuestionar las cosas? ¿Por qué comprar tal o cual cosa? ¿Por qué elegir este colegio? ¿Por qué comemos esto o aquello?
Ser padre nos sitúa en un lugar de enorme responsabilidad. De nosotros dependerá en gran medida el espíritu crítico que pueda desarrollarse en nuestros hijos.
Aprovechemos ese regalo que nos da la vida, esa nueva oportunidad de volver a preguntarnos a través de las preguntas de nuestros hijos. No vale el “porque sí” o el “porque lo digo yo” como respuestas. Hagámonos cargo. Cada respuesta consciente y honesta que le demos a nuestros hijos abrirá nuevos interrogantes, nuevos caminos para recorrer… muchas veces inciertos, inexplorados por la mayoría… pero son los caminos que nos llevarán seguramente a un mundo más justo, más digno… un mejor lugar donde todos podamos ser felices.

 

Alike short film from Pepe School Land on Vimeo.