Los papás también damos la teta.

Estábamos embarazados de Camila (y escribo “estábamos” … ya que si bien la panza la ponía Alejandra, el amor lo pusimos los dos) y ahí, arrumbado en un rincón de la biblioteca, nos miraba de reojo el “Duérmete niño”… Debo…